Actividades y Entorno


Picos de Europa

El espacio rural en el que se localizan los alojamientos ofrece innumerables oportunidades para disfrutar de nuestro tiempo de ocio, en un ambiente agradable creado por la tranquilidad y la calidez humana. Pero también son el punto de partida idóneo para conocer el medio natural.
Quienes quieran completar su estancia con experiencias más dinámicas podrán elegir entre actividades complementarias:
* Panorámica de cumbres (en el P.N. de los Picos de Europa)
* Parque Natural de Ponga y Redes.
• Interpretación del paisaje: natural, rural y etnográfico.
• Pueblos de media montaña, playas de ensueño y puertos pesqueros.
• Camino de Santiago: visitas al patrimonio natural e histórico-artístico.
• Senderismo y gastronomía.
• Avistamiento de aves, paseos a caballo, piragüismo, cicloturismo, deportes naúticos, pesca, golf, etc.

Hablar de Asturias es hablar de campo, de la montaña y de la mar, de productos de la tierra, de etnografía y de bienestar. Hay para quien lo rural es el campo y hay para quien el campo es lo rural. Uno y otro, en lo colectivo y en lo individual, son la esencia del entorno en que se enmarcan los alojamientos rurales de “Casería María Sopeña” y “Cuyar”.
Pruneda y Espinaredo son dos pequeñas aldeas ubicadas en los municipios de Nava y Piloña. Se trata de zonas poco pobladas donde sus habitantes todavía trabajan en sus huertos y acompañan a sus vacas cada día por las pistas y caminos que ya transitaran sus padres y abuelos. Toda la zona es campo, en el sentido de espacio opuesto a la ciudad, donde el espíritu rural marca el sentido de la vida. Y esta condición de ruralidad trasciende más allá de los meros límites administrativos de los municipios. Árboles autóctonos, pastizales, parcelas, animales y aguas fluviales coexisten en armonía siguiendo el ritmo de unas estaciones que se presentan en forma de diferentes colores, olores y labores.
Sin embargo, las especiales características geográficas de la región asturiana y la céntrica localización de los pueblos nos permiten hablar de una influencia clara tanto de la costa como de las altas montañas del Macizo Asturiano, multiplicándose así las opciones del visitante a la hora de disfrutar de su tiempo de ocio en espacios como el P. N. de los Picos de Europa, el parque natural de Redes o las playas de Villaviciosa, Colunga y Ribadesella.
Además, la nueva red de carreteras del Principado de Asturias, posibilita un acceso rápido a las áreas urbanas asturianas que presentan un enorme interés cultural y comercial (Oviedo, Gijón y Avilés) y donde el viajero podrá entrar en contacto con el arte (Museo de Bellas Artes) y sus vanguardias (Universidad Laboral y Centro Cultural Niemeyer), con el ambiente nocturno de las noches estivales y con los propios asturianos.
Viajar a Asturias es viajar al Paraíso o, en otras palabras, es salir de viaje sin hacer lo mismo.